Soy la nada
y vengo a buscarte,
desnuda,
sola y encogida
a través de la oscuridad,
más allá de la luz.

Soy la nada
y vengo a enseñarte
los huesos
y la carne abierta,
vengo a sanar la negrura,
a mamarte la sal.

Soy la nada
y vengo de ti,
de lo más hondo,
he ido comiendo tu sangre,
he bebido de tu alma,
y ahora salgo, saciada.

Soy la nada
y tus ojos han quedado
vacíos y glaucos, de un blanco
que quema, que abrasa
y hace de fuego los bombeos
desesperados del corazón.

Soy la nada,
y no nos queda nada,
nada más que acogernos
bajo el ala
de la última oscuridad,
mirando la luz prometida,
cerrados los ojos,
la luz que no llega,
la nada que eres,
la nada que llega.

 

Imagen por: murderdoll17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *