Nada de lo de ayer

por Somnoliento

Nada del rostro bruno de ayer,
hoy no eres más la sombra peregrina,
el grito callado encerrado en los dientes,
resbalando en medio de su grito,
siempre tensos,
doloridos de custodiar la carne trémula.
Hoy no será más día en que la lluvia
sea motivo del gris que atormenta,
hoy se aspira el rumor del asfalto vivo,
del correr de la gente oculta en su refugio
plástico, personal e intransferible,
sonámbulos sin mirar la lluvia,
egoístas de pelo enrarecido;
pero ya no te tocan.
Hoy no te arrebatará la envidia ajena
del reino de los sentimientos encontrados,
de las cumbres que alumbran
las flores blancas que crecen colgando en sus laderas.
Hoy no habrá más dolores,
a pesar de las palabras del día o la noche,
a pesar de la memoria traicionera;
hoy no habrá más,
tan sólo el florecer de las torrenteras
del tiempo en su fuerza inevitable, viva.
Hoy aceptarás, sin conformarte,
hoy mostrarás el rostro a Eolo,
que lo mida y curta,
que lo moje y seque,
que lo devuelva a la senda ignota
de quién espera, caminando, su futuro.

Sigue leyendo

Deja un comentario