Al final de la escalera,
a última paz de los sueños
de tus hadas; la voz seca
que abajo duerme y sonríe,
y yo detrás del recuerdo
curvo de tus palmas curvas;
portador entre fotones
se abre de la oscuridad
íngrimo recuerdo injusto,
y al véspero se despierta,
rojo expresa sin aliento
raíz del roce húmedo en
la tracción de los sentidos:
niños, lluvia y frío,
segundos, magma, inundado.

Al final, donde subimos
para dejar de ocupar
antiguos vacíos solos
contra el otro divididos;
silencio vibrar del tacto,
lentas sombras del grito en
dimensión interrumpida.

 

Imagen por: bittersweetvenom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *