En el camino

por Somnoliento

Me gusta andar por caminos

más bien oscuros, externos,
caminos lejos del paso
de los turistas revueltos.
Y es que prefiero encontrarme
con los que andan perdidos,
con los que tarde se encuentran,
con los que viven sumidos
en la viva incertidumbre
de algún día hallar sentido;
me gustan todos aquellos
que alguna vez han caído.
De los defectos la vida,
por los errores sin miedo,
ante su muerte la risa,
ante sus golpes, viviendo.
Y al mar con todas sus lenguas
extrañas, con sus destinos,
al mar lo profesional,
quedémonos con lo humano.

Sigue leyendo

Deja un comentario