Deshecho

por Con Tongoy

Me oscurece el genio
cada partida en el mismo andén
en estos largos y embarrados domingos,
llenos de dudas, de nervios,
plagados con la sombra perenne
de un futuro inciertamente incierto,
una vez más.
Me trastorna el sentido,
me cambia la vida al más pardo
de tus marrones
cada vez que me vuelo, solo,
otra vez,
a enfrentar los males que en este
mundo conmigo se ceban,
ingratos de las malas decisiones,
babeantes de los tortuosos senderos
por venir.
Destrozado me quedo,
y no hay remiendo mental
ni psicología creada
que sepa ayudarme a recoger
las piezas de mi cuerpo
en el suelo deshechas,
cada más huecas,
cada vez más difíciles de recomponer,
unas con otras,
las otras con las unas,
cabeza con manos,
ojos y corazón,
cerebro y sueños.

Sigue leyendo

Deja un comentario