Sabes que siempre
por mucho que se enturbie
recordaré,
aun sin esos colores,
todo lo que tú quieras.
No harán palabras
a faltar que devuelvan
misma la boca,
aunque sin tiempo, lejos,
ojos se nos retuerzan.
Allí estaré
con tu risa en las manos
bajo la lluvia,
sobre la vieja lava,
fijo en la misma noche.
De cada ovillo
enredaré la voz
de un tiempo fluido
y esperaré a que pase
de nuevo la corriente.
Hambre de viento
tan alto como el mundo
bajo los labios
que esperaron temblores
a la luz de tu aliento.
A cada paso
no importa cuantos fueron
todos los rostros
que nos descolgaron:
sabes que siempre.

 

Imagen por: therush729

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *