Todas las músicas suenan a glorias
cantadas, a calles reídas, luces
crecientes en los aromas dulces
de ácronas, cabrilleantes memorias;
muletean las miradas mortuorias
en regresión del tiempo alambicado,
repasando errores por lo sagrado
en el dédalo de las madrugadas,
donde ciclan las voces irisadas,
como acaban, nocturnos gateados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *