Frío hasta dejar escapar la lengua
en mitad de la calle esclarecida,
sombra de la esperanza enfebrecida
urdiendo el aire contra el hambre cruenta.

Frío de los céfiros a deshora,
horas de las tormentas a destiempo,
vacío en la necesidad del viento,
llama que solo una mano atesora.

Noche hasta roerse y morir los pasos
en la infatigable emulsión lacustre
de todas las razones contenidas.

Bucle finito de últimos remansos,
líquido desafío al desajuste
de ahogarse en pasiones retenidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *