A mis dos hermanas,
las dos bellas,
mujeres,
las dos, por el fuego,
listas y líquidas
trabajadoras,
semilla del candor,
del cariño y de la fuerza,
incansables personas
hermanas buenas,
buenas personas
hermanas de lo difícil
y de lo brillante,
del pasado y de gigantescos,
ciclópeos porvenires,
constructoras infatigables
de puentes en las distancias
oceánicas,
científicas investigadoras
doctoras hermanas
de lo invisible
y lo pequeño,
de la infancia y los destinos.

A mis dos hermanas,
mayores guías del dédalo,
ejemplo y melodía,
flexibles fuertes cimientos
al galopar de un mundo en contra,
a las dos en el triunfo
de la humanidad
de lo apacible
en la cocción necesaria
inacabable de la comprensión
y la compañía,
hasta en la ausencia
de tantos silencios suburbanos.

Futuro de ellas,
no hay duda,
futuro y todo,
todos los futuros,
futuro de hermanas,
encuentros cercanos
bajo la piel de acero fino
cuajada de soles,
bajo los truenos forjada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *